lunes, 9 de febrero de 2009

La prédica del vacío

El joven discípulo le pregunta a su Maestro a qué se debía su constante prédica del vacío. Y por qué razón recomendaba "vaciarse". El Maestro por única respuesta le ordena que al día siguiente reúna a todos los demás discípulos en la sala y que cada uno traiga consigo una copa de cristal colmada de agua y una cuchara. El discípulo, perplejo ante semejante instrucción, decidió acatarla igualmente.
Así, al día siguiente por la mañana, tal como lo había ordenado el Maestro, los veinte discípulos se hallaban sentados sosteniendo cada uno la copa de cristal colamada de agua. A los pocos segundos, el Maestro ordena que cada uno golpeara la copa de crsital con la cuchara. Inmediatamente cundió en la sala un ruido apagado, sórdido, inarmónico y grotesco. Luego de ello, el Maestro ordena vaciar las copas y golpearlas nuevamente con la cuchara. Súbitamente, la sala se pobló con un sonido delicado, cristalino y sutil.
Dijo luego el Maestro:
-La mente atestada de razones y argumentos jamás podrá brillar.
Los discípulos comprendieron la necesidad y la virtud del vacío.
---
Este bello apólogo, instruye sobre la necesidad de experimentar el vacío, no ya como un concepto mestafísico sino como un ejercicio, como una práctica.
El vacío, en el Tao, y en las tradiciones espirituales tibetanas constituye uno de los aspectos críticos de la práctica Zen y es el que plantea las mayores dificultades de comprensión.
En efecto, la lógica occidental habituada a las polaridades, a los opuestos, a los antagonismos, sólo puede comprender el vacío sobre el fondo de lo pleno. Pero, el vacío, no es aquí la ausencia de algo, sino un momento constitutivo de la comprensión de la existencia.
El vacío supone la suspensión de la mente, del yo, de los anhelos, de los propósitos, de la metas, de todos los esfuerzos dirigidos hacia la obtención de un logro. El vacío permite percibir la vacuidad, la vacuidad es uno de los estados correctos de la mente cuando ésta se abandona a sí misma y entonces la iluminación irrumpe.
Por medio del estado de vacuidad, el ser puede recibir a la existencia según su propia ley y no según la ley de la razón.
Así, cuando una mente cargada de razón y de lógica es golpeada por lo excelso, su sonido es apagado, inarmónico. En cambio, cuando la mente se vacía de las razones, y es golpeada por lo excelso, su sonido es cristalino, sutil, y la realidad cunde y desborda propagando en su interior la música más bella y perfecta jamás oída que es la música de la existencia.
El bello y no aprendido canto de los pájaros, la tenue y sonora brisa que besa los follajes espesos, las olas que abrazan las rocas con sus dedos de agua y espuma, todo aquél soberbio espectáculo compone para quien ha aprendido a oírlo la sinfonía más perfecta.
Si acaso logras desasirte de tu mente, será como aquella copa de cristal vacía, en la que golpean ahora todos los misterios del universo. No quieras descifrarlos cuando te colmen, súmate a ellos y que el vacío alcanzado en la iluminación sea el recipiente en que deban verterse.
"Entonces, mis visiones entraron en mudanza: sentí ríos anchos y profundos en los que mi cuerpo era uno con su caudal" A.Gamoneda.
Extracto del libro Cuentos Zen, de Guido Tavani.
Gracias Guido!

19 comentarios:

  1. me encantoooooooooooooo! Gracias!!!!!!!!!!!! y me vino como una rspuesta a una pregunta que me hice juuuusto en este preciso instante!!!!!!

    Beso grande y Gracias!!!!

    ResponderEliminar
  2. Hola Myr!!!...yo también estaba necesitando este cuento!jjaja...Saludos! Besos :-)

    ResponderEliminar
  3. Estupendo. Me gustó mucho. Tienes razón, yo no lo llamaba vacío, lo llamo silencio, sin los ruidos de alrededor, puedo pensar.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Creo que bien sabes que estamos condenados a esta vida sino tomamos conciencia de nuestras vidas!!!. Por eso creo que la condena debe ser sabida que existe, pero tambien como bien mostras en tu blog. puede ser cambiada por la no condena.
    un abrazo
    Roxana

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola, Gustavo! La vacuidad, lo simple, casi siempre suele ser lo más difícil de conseguir por el ser humano. Ahí estamos, en el intento...

    Salud para ti y los tuyos.

    ResponderEliminar
  6. hello! que blog mas chulo tienes no?? la verdad es qe me encanta! :O xDD (L) espero que me hagas un visitilla por mi blog y que me sigas muchos besos! adios!

    ResponderEliminar
  7. Me encanta este cuento¡ y la explicación ,que a la vez no solo debe ser entendida con la cabeza sino con la experiencia del zazen¡.Luego la foto que pusiste es preciosa.
    Un abrazo¡

    ResponderEliminar
  8. qué buen cuento, qué difícil es vaciarse... MUY difícil... tienes un buen blog, que sí.

    dejo esto para tu uso: http://es.geocities.com/zenchile/indicecuentos.htm

    saludos

    ResponderEliminar
  9. Hola a todos!

    -Silvia, si, en esos momentos de silencio se suceden transformaciones en el alma...un beso :-)

    -Roxana, mi punto de vista es que si cada uno hiciera su parte para hacerse conciente, sucederían grandes transformaciones para el bien-estar humano, ojalá así sea!!! Besos.

    -Silvano, gracias por pasar! Hagamos el intento entonces!...[Mientras la bela arda, hay tiempo para remendar]...decía un zapatero, un abrazo!

    -Hola Jaime!!! ahora me voy a seguir tu blog :-)...eres bienvenido a mi espacio...un abrazo!

    -Gracias Carmen :-), si, es necesario vivenciarlo y que no quede solo como conocimiento intelectual...en la vivencia esta la riqueza... Besos.

    -Yiokun, gracias por estar y compartir! Hay una frase que dice "vive en el mundo sin ser del mundo"...creo que de eso se trata...de aprender a estar en la existencia, lo mas auténtico posible...confiando donde nos lleve el camino...abrazos!(me agendo el link que me dejaste, lo paso a ver, gracias)

    ResponderEliminar
  10. un verdadero placer tenerte en casa hermano, vuelve pronto, me gustan tus post, estamos en contacto hermano, sigue escribiendo =D, un mega abrazo...

    Los sueños no se terminan... Solo se transforma.

    Atte: Espiral

    ResponderEliminar
  11. Gracias Espiral! hermano caminante...cada rosa tiene su espina :-) como la musica de tu blog...un gran abrazo, sigamos caminando...

    ResponderEliminar
  12. Realmente interesante. Muchas veces he sentido la necesidad de vaciarme. Pero no he sabido como hacerlo. Supongo que en cierto modo tengo vértigo. Pero debe de ser como fundirte con toda la naturaleza... algo que tanto sueño.

    Un besito y gracias¡

    ResponderEliminar
  13. Hola Maga Gris, el método es observándote a ti misma, sin emitir opiniones,...solo obsérvate y verás que cuando el proceso de pensar se detiene,...ahí te fundes en la existencia o Naturaleza!...estáte presente, a cada momento, cuando caminas, cuando estas en casa, o en el bus,...solo hay que estar Presente, y todo cobra una nueva dimension...abrazos. pd: No se trata de "hacer fuerza", es algo que sucede solo,...no lo busques...y veras que llega hacia Tí :-)

    ResponderEliminar
  14. Shhhhhhh, nada se parece tanto a Dios como el silencio... (E.Tolle)

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  15. jajaj!...(sin palabras), un abrazo Enrique!!

    ResponderEliminar
  16. muy bello, excelente tu blog!!


    beso
    Alejandra

    ResponderEliminar
  17. Gracias Alejandra, sos bienvenida a pasear por este espacio existencial! Un beso, Gustavo.

    ResponderEliminar
  18. Hola, pasaba por aqui para saludarte y agradecerte tu mensaje...
    Estaremos en contacto,
    un saludo
    Gianni

    ResponderEliminar
  19. Hola Gustavo!
    Bonito cuento que refleja muy bien los beneficios de ese vacío, que a los occidentales nos cuesta ver como un vacío fértil en lugar de como una carencia.
    Me gusta tu blog.

    Saludos

    ResponderEliminar

Expresa tu existencia, si lo deseas :-)